“Desde hace varios siglos el modelo mecanicista afirmaba que el universo estaba formado por cuerpos bien definidos de materia. Las observaciones de Michael Faraday y James Maxwel nos invitaron a pensar en los fenómenos físicos como resultado de ondas electromagnéticas que interactúan entre sí, y más tarde los experimentos de física cuántica (como el de la doble rejilla) permitieron conocer más sobre el modo en que éstas generan la realidad observable.

Hoy en día tenemos consciencia de que los átomos que nos conforman, más que estructuras concretas, son remolinos de ondas que se entrelazan como una unidad coherente. También nosotros generamos ondas de energía que afectan a las ondas a nuestro alrededor y recientemente el Instituto Politécnico Rensselaer ha podido observar que los anillos de nuestra galaxia no son planos, como estamos acostumbrados a pensar, sino que se organizan sobre un patrón ondulatorio, dentro del cual está montado nuestro sistema solar.

Pero ¿qué es lo que genera estas ondulaciones?. Muy simple: agujeros negros. Los agujeros negros a pequeña y gran escala (desde los átomos hasta los clusters estelares) generan la curvatura del espacio-tiempo produciendo ondas espirales que organizan los cuerpos en torno a ellos.

Lo que estoy diciendo es que hay un agujero negro en el centro de cada átomo, galaxia y persona, el cual organiza la realidad a tu alrededor. A eso se refieren los místicos cuando dicen que debes encontrar tu centro y entrar en estado de vacío o vacuidad.”

Khalil Bascary

11070843_348756368648961_5093245409952800350_n


 

 

Puedes profundizar la comprensión de los principios aquí expresados, a través de nuestros otros artículos, libros, documentales y entrevistas.